Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MEMORIAS DE SELENE PARTE 5

UNA VISITA INESPERADA

Emily bajo lenta mente la mirada y se retiró de la habitación, yo no sabía si seguirla, quedarme ahí o salir y buscar a Draven…

-Por favor ve con Emily, ella te enseñara tu nueva habitación y espero verte en el baile… -dijo Ebony

-Está bien… -dije emocionada

Salí de la habitación y dirigiéndome hacia al pasillo oscuro escuche:

-¡Por aquí! –grito Emily

Me dirigí hacia donde estaba…

-Esta es tu habitación, no es tan amplia como la de Ebony pero te sentirás cómoda –dijo Emily.

Camine lentamente en dirección hacia la cama, deslice suavemente mi mano sobre las sabanas negras que la cubrían, era tan agradable sentir como la seda se deslizaba por la palma de mi mano… Me detuve por un instante y note que al igual que todo lo demás la habitación estaba iluminada por un hermoso candelabro que colgaba del techo, en verdad me encantaba.

-Me doy cuenta que te ha gustado la habitación –dijo Emily sonriente.

-¡SI! ¿Sabes? Después de dormir en húmedas cuevas esto es como un respiro –dije

-Me imagino… ha de ser difícil seguir los pasos de Draven… -dijo Emily Admirada

-A veces.  Me es más difícil desobedecerlo, algo me lo impide, pero otras veces solo quisiera… {Suspiro} alejarme de él, pero se lo debo… dije cabizbaja

-¿Se lo debes?... Más bien es lealtad lo que sientes hacia él, es porque te convirtió, tienes un vínculo con el –afirmo Emily

-¿Vinculo? -Pregunte asombrada

-Sí, es como un estado místico que existe entre ustedes dos,  estás sometida a un control emocional. Constantemente sientes una especie de afecto y lealtad hacia el [la mascarada] ¿verdad?–Pregunto Emily con curiosidad

-Es correcto, a veces lo odio por degradarme y esclavizarme, pero al mismo tiempo siento… afecto–dije

- esos sentimientos son impuestos por el vínculo. ¿Cuantas veces has bebido de su sangre? –pregunto con intriga Emily

-déjame recordar… mmm… dos veces –dije

-¿Dos veces? ¿Segura? –pregunto Emily con inquietud

-Si segura. -afirme
-Bueno entonces no creo que sea por eso, creo que lo que sientes…

Antes de que Emily pudiera terminar de hablar Ebony abrió la puerta y con entusiasmo me dijo:

-¿te gusta tu nueva habitación?
-si muchas gracias, pero no me voy a poder quedar aquí sin permiso de Draven –Dije Ebony

De su cara se borró la sonrisa con la que había entrado. Un poco frustrada de nuevo con Draven tuve que sostener mi argumento

-¿no me decepcionaras con la fiesta o sí? –pregunto seriamente Ebony

-con una sonrisa dudable le respondí que no, ¡ahí estaré!
<Por lo menos espero estarlo -pensé>.

En lo que quedaba de la noche nos quedamos dando los últimos detalles de la fiesta sin llegar a ningún acuerdo.  Sin darnos cuenta se pasaron rápidamente las horas.

-Es tiempo de arreglarnos y de que elijas un vestido-dijo Ebony

Solo sonreí, estaba emocionada, elegí un vestido y me dirigí hacia un cambiador que había en la habitación, <todo era tan medieval pensé> todos los vestidos estaban hermosos, pero el que más me había  encantado era uno de color negro con encaje dorado que resaltaba por todo el vestido como si fuese oro. Al probármelo y estar parada frente al espejo me sentí como si fuera una princesa:

-Hacía mucho tiempo que no usaba un vestido –le dije a Emily

-¿cuándo fue la última vez que utilizaste uno? –pregunto Emily estando a un costado

-desde… {Suspire} mucho tiempo. –Dije y trate de sonreír

Emily sonrió y se hizo a un lado para buscarse un vestido, mientras yo seguí parada frente al espejo… fue inevitable el recordar el día de mi boda, recordar lo entusiasmada que estaba ese día, lo largo de mi vestido, la pureza del color blanco en el con su estilo “sencillo pero clásico” era algo parecido al negro que tenía puesto, y esas mismas palabras me dije ese día, tristeza fue lo que sentí al recordarlo, recordar caminar por el altar y ver a Dante parado frente a mí con su mirada de amor esperándome… Una lagrima callo lentamente sobre mi mejilla:

-Deberías de reprimir tus sentimientos –sugirió Ebony hay bastante humanidad en ti por lo que veo.

-Si es cierto, pero no quiero deshacerme de mi humanidad… aun no –dije

-puede que sea tu humanidad entonces, y no un vínculo como te había comentado Selene, ten cuidado,lo q estas reflejando son tus verdaderos sentimientos –dijo Emily preocupada mientras me arreglaba el cabello.

Me quede pensativa… lo  que siento por Draven no es solo por lealtad, empezaba a tener verdaderos sentimientos por él, eso me preocupaba…

-piénsalo bien –sugirió Emily

-¿y que pasa con los zapatos? –pregunto Ebony ignorando lo que hablábamos

-yo preferiría quedarme con mis botas, es más fácil llevar mis dagas, total no se verán con el vestido –dije sonriente

Emily solo sonrió,  era bastante indecisa para buscar un vestido pero al fin se decidió por uno de color azul que le entallaba a la medida, le combinaba bastante bien con su larga cabellera negra y el color café cobrizo de sus ojos, igual que los míos.


-Es hora de bajar. –exclamo Ebony entusiasmada mientras extendía los vuelos de su vestido color blanco, con diamantes grises destellando por los bordes, los cuales combinaban perfectamente con el color de sus ojos.

Salimos del cuarto una tras otra, Ebony primero y yo de último, mientras lo caminaba sentía  miedo de la reacción que Draven pudiera tener al verme ahí, el solo pensarlo me hizo sujetar fuertemente el vestido pero a  la vez trataba de calmarme,tenía la emoción de asistir a un baile así, el solo hecho llevar puesto el vestido me hacía sentir como si fuera una princesa en un baile real, algo que no había hecho antes.


Ebony bajo de primero las gradas, seguida por Emily y yo me quede inmóvil al ver que Draven estaba al finalizar las gradas recibiendo a Ebony, me paralizaba el miedo… {Suspire} y baje lentamente las gradas, pero al mismo tiempo sujetándome del barandal, mientras bajaba miraba fijamente a Draven quien escucho mis pasos y volteo para verme, su mirada fue por un momento de asombro, pero inmediatamente cambio manifestando enojo, en ese momento me detuve, pero Ebony quien estaba un costado le sujeto el hombro, él giro la mirada en dirección hacia ella

-Yo ya le había pedido que nos acompañara, por favor tranquilízate, -susurro Ebony

-Ya tenía órdenes –dijo Draven disgustado

En ese momento me vio de re ojo y se alejó.Quería retirarme pero Emily me detuvo sujetándome del brazo:

-Vamos, cálmate, lo hecho, hecho esta Selene, ahora ven y ya que estamos aquí disfrutemos de todo esto

Decidimos caminar por el lugar, Emily me presento a cada uno de los que conocía ahí y el rol que desempeñaban, siempre cuidando de no estar cerca de Draven porque sentía que me humillaría frente a todos.

Mientras recorríamos el lugar me detuve por unos instantes para beber una copa de sangre que había en las charolas de plata, en ese instante las puertas se abrieron con un gran estruendo y alguien entro lentamente haciéndose paso entre la multitud. Vi como Draven y Ebony avanzaron al centro del salón, capte la   mirada de Emily desde el otro lado y nos dirigimos velozmente hacia ellos. Me posicione dos pasos frente a Draven con mis dagas en mano, viendo a Emily imitar mis pasos frente a nosotros se abrió paso entre la multitud  un hombre alto, de cabello corto color negro con algunos destellos de color rubio, se asemejaba un poco al color de cabello de Ebony, un poco de barba y bigote cubrían su rostro, y su vestimenta era toda negra con una capa que llegaba hasta el suelo. Lo mire fijamente y el clavo su mirada en mi y al hacerlo note que el color de sus ojos eran grises como la plata, el color era idéntico al color de los ojos de Ebony y Draven pero a diferencia de ellos su mirada era profunda y penetrante sentía como si observaba mi interior, la manera tan feroz en la que me miraba sentía que helaba la toda mi sangre, entonces deduje que era el otro hermano que faltaba.

-¡¡Qué demonios haces aquí!! –grito Draven enfurecido

-Ahora pones princesitas a cuidarte –exclamo él

Por unos instantes me sentí paralizada, pero al momento que Draven hablo él cambio de dirección su mirada y pude movilizarme nuevamente. Camino lentamente hacia mí:

-Veo que siempre elijes bien a tus acompañantes –dijo con vos burlona

Había un silencio abrumador en el salón y yo estando en medio de ambos pude sentir que Draven estaba exaltado, seguía cada uno de sus movimientos con la mirada y las dagas en alto, a medida que él se acercaba el color de sus ojos cambio drásticamente ya no era un gris plata si no un gris mucho más claro, y se escuchó un leve gruñido como un perro enfurecido…

-Sebastián –grito Ebony emocionada.

¡¿Sebastián?! Me -dije asombrada

Ebony corrió a abrazarlo y de pronto apareció un joven que se interpuso entre el saludo, Ebony quedó paralizada y de la nada vi a Emily apuntándole al joven con una pequeña espada directamente al corazón

-disculpa mis modales querida hermana, no has conocido a mi hijo, ¡Víctor! –dijo Sebastián tranquilamente

El joven era de tez morena clara, a algunos centímetros llegando a la estatura de su padre, ojos color gris oscuro, pelo corto y negro, su vestimenta era también toda de negro.

-discúlpame por asustarte tía e incomodar a tu discípula –dijo Víctor con voz tenue

-Como se atreve ese animal a venir aquí  y traer a su engendro –Dijo Draven aun enfurecido

-Yo le pedí a Sebastián que viniera –dijo Ebony

-¡Siempre entrometiéndote hermanita! –dijo Draven

-Mucho cuidado con lo que le dices a nuestra hermana menor Draven –Dijo Sebastián con voz amenazante

Ebony los vio a los dos con cara de tristeza y le diciéndoles:

-por favor no vayan a hacer un espectáculo, los invite por que los quiero a los dos por igual y me parece inmadura la rivalidad entre ustedes –

-tu sabes por qué –dijo Draven

-por eso lo he invitado a la fiesta para terminar con esta absurda  rivalidad y así poder darle la bienvenida nuevamente a nuestra familia y celebrar que Selene se ha unido a nosotros. –dijo Ebony

-¡ah! es tu discípula, yo pensé que era tu cita –dijo sarcásticamente Sebastián. Ya que es tu bienvenida, espero no te moleste hermanita que añadamos a Víctor a la celebración 

-Si sería un placer añadir a nuestro sobrino a la celebración ¿no lo crees Draven? –exclamo Ebonycon una sonrisa

Ignorando su pregunta Draven hizo una pequeña reverencia delante de ella y extendió delicadamente su mano para dar inicio ala música, Ebonysolo sonrió y le tomo ambas manos para bailar suavemente. Al verlos ya alejados baje lentamente mis dagas, pero no me confiéasí que las mantuve en mis manos.

Emily se dirigió hacia donde estaban las copas y vi como intrigado Víctor la siguió. Decidí guardar las dagas  me mantuve observando a Draven y a Ebony por unos instantes viendo como su vestido brillaba a la luz de las velas, hipnotizada por el resplandor me sobresalte al escuchar la voz de Sebastián diciéndome:

-¿bailamos?

Honestamente no quería bailar con él pero no quería iniciar otro conflicto, así que acepte.Extendió su mano hacia mí y al darle la mía sentí el cambio de temperatura mi reacción fue quitar la mano rápidamente y riéndosela sujeto de nuevo, mientras bailábamos me dijo:

-no te ves muy contenta para estar en tu fiesta de bienvenida –exclamo Sebastián

-estoy acostumbrándome –dije

-Me imagino que acostumbrarte a la seriedad de mi hermano no es tan fácil –expuso Sebastián

Me sonreí…

-Que hermosa te ves cuando sonríes –dijo con una sonrisa conquistadora.

Seguía sonriendo, hasta que vi por encima del hombro de Sebastián y note la cara de desagrado que Draven dirigía hacia mí.

-Por tu expresión me doy cuenta que Draven ya nos vio. –dijo Sebastián


Capitulo anterior No.4                                                             Capitulo siguiente No. 6



Comentarios

Entradas populares de este blog

hechicera sangrienta, por siempre juntos...

un amor que jamás fue mio....

SELENE LA DIOSA DE LA LUNA