Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MEMORIAS DE SELENE 9 PARTE...

LA REVELACIÓN DEL ANCIANO

Seguimos nuestro camino, pero el día estaba a punto de hacerse presente así que regresamos rápidamente  castillo para resguardarme de la luz del sol. Al estar de vuelta en el castillo decidí entrenar pero no dejaba de pensar en lo que había dicho el “Hada”. Luego de entrenar arduamente me encontraba algo hambrienta  pero a pesar de ello sentía que podía controlar más mi sed sanguinaria, luego de dirigirme al depósito y haber bebido suficiente sangre, uno de los vampiros guerreros se acercó a mí:

– ¡Valla! Pero como has mejorado estos últimos días, tanto en agilidad como en fuerza, cada vez es más difícil vencerte –exclamó

– ¡gracias! He estado entrenando incansablemente  y no…

Justo en ese instante Draven apareció interrumpiendo… – ¡Selene! Ven conmigo
Sin pensarlo lo seguí inmediatamente atravesando el salón principal hasta llegar a su habitación, y como era de esperarse en todo el camino no pronuncio palabra alguna:

–Entra y cierra bien la puerta. Últimamente te has desenvuelto muy bien,  mejor de lo que esperaba así que he decidido darte un… pequeño presente más –indico Draven

– ¿otro? –pregunte… <armas pensé inmediatamente entusiasmada>

–la luz del sol nos ha puesto límites es por eso que quiero darte esto:

magic necklace


– ¡¿un collar?! –pregunte con asombro

–no es un collar cualquiera, es mágico y te permitirá andar bajo la luz del sol –respondió Draven

Era lo más simple y hermoso que había visto en mi vida la cadena era de plata y el colgante era un hermoso diamante que hubiera sido ordinario como los demás pero vi como emitía una pequeña luz.
Vi como caminaba hacia mi espalda y levante mi pelo. No sabía si era la situación o mi mente estaba jugando conmigo pero al sentir sus manos poniéndome el collar sentí calidez, sentí como su cuerpo se tensó soltando el collar delicadamente sobre mi cuello.

Sinceramente no esperaba un presente tan precioso de parte de él, me entusiasme demasiado no solo por el hecho de que me haya regalado algo tan especial si no porque al fin vería la luz del sol después de tanto tiempo.

<Ver por primera vez la luz del sol –pensé>

–En unos instantes saldremos, hay algo en lo que quiero que me ayudes –indico Draven

–bien, ¿Qué es? –pregunte

–ya te lo diré –respondió

Misterio, misterio, todo era misterio con él. Como encontrar algo que ni si quiera sé que es. Baje antes que él yendo directamente por mis armas que se encontraban en la habitación donde usualmente entrenaba

– ¡pero que hermoso collar! –exclamo Emily

<Se me olvido esconderlo –pensé> –gracias –dije.

Tome inmediatamente mi chaqueta negra y la abotone para cubrir el diamante del collar, sabía que debía mantenerlo en secreto.

–Es un pequeño recuerdo que tome prestado de una de mis víctimas, me pareció hermoso así que lo usare.

–explique.

–es muy bonito, pareciera ser antiguo y mágico– indico Emily

– ¡Gracias! Disculpa pero debo irme llevo prisa. –dije

– ¡espera! ¿A dónde vas? No pensaras salir es de día… –exclamo Emily

– ¡no te preocupes no lo hare! –dije mientras me alejaba

En el instante en el que cruzaba la puerta para salir note que Alondra nos estaba escuchando y solo cruzamos miradas. Como siempre me veía con odio y envidia. Ignorándola  fui directamente a la salida, me pareció raro que Draven me estuviera esperando, estaba preocupada que ya se hubiera ido debido a que me tarde…

– ¿estas lista?

– ¡sí! –respondí.

Salimos del pasillo principal e inmediatamente note que era de día, salí al exterior lentamente sintiendo la calidez de la luz del sol sobre mi cara el cual me hizo recordar cuando era mortal, me sentía tan feliz y no podía dejar de ver al cielo.

–noto una gran felicidad en ti –dijo Draven

–Sí, lo se  me emociona demasiado el poder salir nuevamente a la luz del sol –explique

–Vez como yo si cumplo con mi parte de lo acordado –dijo Draven

–y te lo agradezco, yo seguiré cumpliendo con la mía. –dije

En el momento en el que agradecí a Draven por la oportunidad lo vi fijamente, su mirada tan profunda se veía más intensa en el día, –lo admito  me encantaba esa profundidad en su mirada, el color gris plata de sus ojos hacia que me perdiera en ellos.

– ¡Vámonos!–dijo interrumpiendo Draven

Atravesamos nuevamente la ciudad hasta llegar a las montañas, iniciando nuevamente nuestro recorrido. No sé con exactitud cuánto tiempo estuvimos fuera, pudieron haber sido días  buscando algo que no tenía idea, durante la búsqueda habían cortos lapsos de tiempo en los que Draven y yo conversábamos de manera amena, cada vez sentía que era menos desagradable su compañía habían momentos en los cuales entrenábamos enseñándome diversas técnicas de batalla, me explicaba la debilidad de cada uno de nuestros rivales, aconsejándome siempre de como pasar desapercibido entre los mortales. Sentí el cambio de cómo me trataba antes a ahora. Fue una mínima diferencia pero sabía que cuando me explicaba y me enseñaba no era para burlarse de mi sino para que aprendiera como su dicipula.

En nuestro recorrido nos alejábamos cada vez mas de las montañas, llegando a unas ruinas desoladas un lugar totalmente desconocido para mí. Pude notar que Draven ya no buscaba rastro de arpías, buscaba algo más pero… ¿Qué seria?

– ¿Qué es lo que buscamos? No puedo ayudarte si no sé ¿qué es?

–… necesito encontrar a una hechicera o un mago blanco. –explico Draven

–Pero eso te dañaría –indique

–Lo sé, pero es la cura para librare de esta maldición, los días pasan rápido y la fecha esta próxima –explico

– ¿de qué forma te afecta esa maldición? –pregunte

–prefiero no hablar de ello aun. No muy lejos de aquí puedo percibir un extraño poder pero es algo débil puede ser algún mago o hechicera –dijo

–dirijámonos hacia ese lugar –sugerí

Buscamos dentro de las ruinas, y encontramos una casa escondida,  buscamos inmediatamente la entrada, al localizarla nos fue imposible entrar al parecer estaba protegido por una especie de barrera. Al forcejear una intensa luz nos lanzó lejos de la entrada.

– ¡¿Qué buscáis aquí demonios?! –exclamó una extraña voz

–Con suerte él podría ser el mago indicado –dijo Draven

–Sé muy bien a lo que venís aquí, pero jamás dejare que acabes conmigo –exclamó  la extraña voz nuevamente

– ¡muéstrate mago! –exclamo Draven

A lo lejos pude visualizar a un anciano vestido de largas túnicas, largo cabello y barba blanca, en sus manos llevaba un largo bastón el cual irradiaba una pequeña luz blanca en la parte superior.




–únicamente necesitamos que nos ayudes a encontrar una cura para una maldición –dije

–De por sí, ya son seres malditos –exclamo el anciano

Draven solo se sonrió irónicamente
–Vamos anciano tu sabes muy bien a que he venido, no te opongas. –dijo Draven

–Lo se bestia sanguinaria vienes por mi alma, pero déjame decirte que no te servirá de nada porque no soy la persona indicada que buscas –dijo el anciano

–Eso no lo sabemos aún –exclamo Draven muy molesto

–desde tiempo atrás has venido matando magos blancos esperando hallar una cura a tu maldición pero eso solo un mago en especial lo puede hacer –explico el anciano

Draven se acercó bruscamente al anciano:

– ¿a qué te refieres con eso viejo? –pregunto Draven

– ¡sufres! aun sufres demasiado por la hechicera, tu despiadado ser logro amarla y eso te consume –replico el anciano

El anciano lanzo un fuerte hechizo sobre Draven lanzándolo contra un árbol, inmediatamente me interpuse entre ellos para evitar que lanzara otro hechizo sobre él y fue sorprendente lo que sucedió…

Mi reacción para detener la magia que el anciano había lanzado contra Draven fue alzar las manos como si pudiera detenerlo tan fácilmente, aunque…  ¡así fue! tenía entre mis manos una bola de magia la cual había lanzado el mago contra nosotros, era como si tuviera una delicada pluma entre mis manos, podía moverla a mi antojo…

– ¡¿qué demonios estás haciendo?! ¡¿Cómo hiciste eso?! –pregunto Draven exaltado

–No tengo la más mínima idea –respondí

–jamás había visto semejante cosa, que un vampiro pudiera manipular la magia –dijo el anciano

– ¡lánzalo contra el! –grito Draven

Pero no quería lastimarlo, <podría tener respuestas –pensé> así que lo lance a un lado

– ¡Explícate anciano! –grite

–tu interior es puro, aun conservas lo que eras antes de convertirte en vampiro, y esa misma pureza te ayuda a manipular la magia blanca. –explico el anciano

– ¿Quién puede ayudar a Draven? –pregunte

–Únicamente un mago blanco descendiente de su amada hechicera, nadie más puede hacerlo, ningún otro mago blanco puede ayudarlo –explico el anciano

–Eso sería imposible, Delemina nunca tuvo hijos/as y su demás familia practicaban la magia negra –interrumpió Draven.

–tiene que haber alguien, algún descendiente que practique la magia blanca, aunque pueda que ese descendiente no haya nacido aun. –dijo el anciano

– ¡maldición! ¡He desperdiciado tanto tiempo para nada! –grito Draven

Se enfureció tanto que se fue rápidamente volando. Dejándome ahí sin más que importar.


– tus sentimientos hacia él van más allá del respeto –dijo el anciano

–Eso no es cierto –dije testaruda

–no trates de ocultarlo, con el tiempo obtendrás una respuesta a todas tus preguntas –dijo el anciano

–eso sería imposible únicamente es mi maestro –dije

–solo el tiempo dirá extraño ser de la oscuridad –dijo el anciano


Capitulo anterior                                                                                        Capitulo siguiente

Comentarios

Entradas populares de este blog

hechicera sangrienta, por siempre juntos...

un amor que jamás fue mio....

SELENE LA DIOSA DE LA LUNA